Nueva Región de Ñuble abre debate sobre pertinencia de seguir subdividiendo el país

Este miércoles el Senado, por 26 votos a favor y dos en contra, le dio el visto bueno final a la creación de la nueva Región de Ñuble, que significó 20 años de lucha por parte del movimiento regionalista local. Ahora, Ñuble por fin será una región, la número XVI, desprendiéndose administrativamente de Biobío y abriendo el debate sobre la pertinencia de crear más subdivisiones territoriales, y cuáles serían sus efectos a nivel interno y en la región “madre”.

Esteban Valenzuela, ex presidente de la Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización, descarta una avalancha de nuevas regiones. Salvo el caso de Ñuble o Aconcagua, sumando parte del sur de la IV Región, dice Valenzuela, no se justificaría en ninguna otra parte del país donde se oyen voces de separación.

“No da para más, soy partidario de una regla constitucional en que para crear una nueva región hay que tener 30 mil km cuadrados y medio millón de habitantes. Con esa regla no da para más regiones en un ciclo, porque Palena-Chiloé tienen territorio pero no población, y San Antonio con Melipilla pueden tener población pero no territorio”, puntualiza Valenzuela. “Técnicamente, no estamos ante ninguna cascada de nuevas regiones”, aclara.

Para Guillermo Pérez, investigador Fundación Piensa (dedicada a temas de descentralización), crear nuevas regiones es un contrasentido en el sistema de administración actual. “Cuando se divide una región, se crea otra más pequeña, con menos poder y menos simetría en relación al poder central. Lo esencial, por lo tanto, es fortalecer las estructuras que ya están, y luego de eso empezar a pensar en dividir o crear nuevas regiones. Sabemos que hoy los gobiernos regionales son incompetentes, entonces de qué sirve crear más de lo mismo”, advierte Pérez.

La discusión sobre la pertinencia de nuevas regiones se enmarca en un proceso descentralizador aún incompleto y que pretendía entregar mayor autonomía y recursos financieros a cada región. Hoy la nueva Región de Ñuble, como el resto del país, no puede elegir a su primera autoridad por la demora de este y otros proyectos claves que respaldan el proceso descentralizador comprometido por la actual administración.

“Hay que tener claro que el solo hecho de crear nuevas regiones no significa necesariamente avanzar en descentralización y en mejores oportunidades al interior de eventuales nuevas regiones”, precisa Heinrich von Baer, presidente de la Fundación Chile Descentralizado.

“La demanda por mayor autonomía en ciertas localidades es consecuencia de la poca atención y trato equitativo de las capitales regionales. Eso pasó en Los Ríos con Valdivia para no depender de Pto. Montt, o de Arica y Parinacota en relación a Iquique, y lo mismo en Ñuble versus Concepción, y lo que quiere hacer Aconcagua con respecto a Valparaíso”, plantea von Baer.

“Es, por lo tanto, un llamado de atención para fortalecer los modelos de descentralización intrarregional. Y en el caso de la recién creada Ñuble, hay que esforzarse en que su alegría no se transforme en frustración. Para eso, desde ya debe ser una región piloto de servicios descentralizados, para que en ella no se haga más de lo mismo y no sea solo un redibujo de los límites administrativos”, precisa Von Baer.

Para Valentín Volta, ex intendente y consultor de políticas publicas, “la descentralización por la vía de crear nuevas y más regiones no es la fórmula. Lo que se requiere es que las regiones tengan autonomía política y financiera”.

Reacción de las regiones

Ñuble se suma así a las últimas regiones creadas en 2007: Arica y Parinacota, y Los Ríos. En esta última, si bien hay más presupuesto disponible, no todas las expectativas se han cumplido según el alcalde de Valdivia, Omar Sabat. “El Estado debe trabajar en nivelar la consolidación de las nuevas regiones, lo que va más allá de tener más presupuesto y autoridades”, advierte el edil ante el nacimiento de Ñuble.

En Arica y Parinacota, Vito Alberti, gerente (s) de la Corporación de Desarrollo de Arica y Parinacota (Cordap) opina que separarse de Tarapacá permitió bajar la cesantía “y generar un desarrollo que no ha sido rápido, pero que se ha ido viendo en el tiempo”. En el caso de la comuna de General Lagos, la más apartada de esa región, los cambios son relativos. “Antes todo estaba en Iquique, ahora todo está en Arica. Igual estamos lejos, pero la capacidad de respuesta del Gobierno Regional es mucho más rápida. Pero si entramos a la índole municipal es mucho más lenta, porque se relaciona con autonomía, financiamiento y leyes que se crean”, explica su edil, Alex Castillo,

La aprobación de Ñuble como región fue aplaudida por los habitante de sus tres provincias, con capital en Chillán, que esperan mejorar su calidad de vida. “Era un sueño de 20 años tener autonomía en el uso de los recursos y también la planificación de 21 comunas, algunas entre las más pobre del país. Se dio una lucha muy especial”, señala Sergio Zarzar, alcalde de Chillán.

Ñuble también tiene detractores, especialmente en su región “madre”, por la merma en temas económicos y la posibilidad de que Biobío deje de ser la segunda región más importante del país. “Allá (en Ñuble) hay muchas empresas y productores, además de un gran polo turístico. Creo que al dividirnos perdemos solvencia y la potencia económica que tenemos como una sola región”, plantea Arturo Dellatorre, presidente de la Cámara de Comercio de Concepción.

Para José Miguel Stegmeier, presidente de Sociedad Agrícola de Biobío, la división es un retroceso. “Estamos generando un Estado más grande e inorgánico, con menos parlamentarios representándonos en el Biobío. El poder central va a tomar una preponderancia que justamente los regionalistas estamos tratando de evitar”, advierte Stegmeier.

latercera.com

Bachelet llama a parlamentarios a agilizar tramitación de proyecto que pone fin al Sename

Durante su visita al Campamento de Invierno – “English Winter y Coding Camps 2017” – en el marco del programa Inglés Abre Puertas del Ministerio de Educación, la Presidenta Michelle Bachelet hizo un llamado a los parlamentarios a acelerar la tramitación de los proyectos de ley que apuntan a terminar con la crisis que vive el Sename y que se encuentran en tramitación en el Congreso.

“Quiero hacer un llamado a nuestros parlamentarios a agilizar la tramitación de los proyectos de ley que van a poner fin al Sename y que van a crear en su reemplazo dos nuevos servicios especializados y modernos para la atención de menores que han sido vulnerados en sus derechos y que son infractores de ley”, señaló la Mandataria.

“Ese paso tiene que darse, mientras tanto vamos a seguir fiscalizando los centros del Sename, desarrollando dispositivos de intervención especializados, mejorando la infraestructura y fortaleciendo las capacidades de quienes tienen a su cuidado a los niños del Sename”, añadió Bachelet.

En esta línea, la jefa de Estado enfatizó que “requerimos esos proyectos de ley porque además son proyectos que traen más recursos y con los cuales vamos a poder entregar una atención como corresponde”.

“Es un imperativo de justicia, de equidad, de un país que no está dispuesto a tolerar que lo que es más querido, sus hijos, niños y niñas, sigan siendo vulnerados en sus derechos”.

De esta manera, la Presidenta aseveró que “este es un compromiso que no depende de factores electorales, o si hay cámaras o no hay cámaras. Es un compromiso que seguiremos llevando adelante en todas las áreas porque tenemos la convicción que apostar por nuestros niños y jóvenes es la mejor forma de apostar por Chile”.

Asimismo, Bachelet indicó que “como Presidenta he puesto como prioridad la infancia en mis dos gobiernos (…) Hemos enviado diferentes proyectos de ley para que al terminar con este gobierno Chile cuente con un verdadero sistema de garantías de los derechos de la niñez”.

“Hemos dado la cara a las situaciones difíciles y dolorosas y lo hemos hecho con acciones concretas, tomando medidas urgentes y convocando a los distintos sectores para actuar con responsabilidad de Estado”, culminó la Mandataria.

latercera.com

Eunacom: 70% de los médicos que rindió el examen lo había reprobado antes

Carlos Sánchez (33) es médico general y llegó a Chile hace dos años, desde Colombia. Hoy ejerce en el Hospital de Ancud, en Chiloé, donde el año pasado se le comunicó que tenía hasta diciembre para rendir el Examen Unico Nacional de Conocimientos de Medicina (Eunacom) y, en caso de no aprobarlo, tendría que dejar el cargo.

Con el tiempo en contra y poca preparación, Sánchez lo reprobó. Obtuvo 36 puntos de 100 posibles, pero la Seremi de Salud, ante la escasez de médicos en la Isla Grande, prorrogó su contrato en el hospital hasta el 31 de julio próximo, de manera que pudiese aprobar la más reciente versión de la prueba, realizada este miércoles, en cinco recintos del país.

El caso de este profesional no es el único. Este miércoles, de los 2.151 médicos que se presentaron al examen -que es requisito legal para ejercer en consultorios y hospitales de la red pública-, apenas 654 lo rendía por primera vez. El resto, 1.497 galenos, ya lo había reprobado en sus versiones anteriores -70% del total de inscritos- de los cuales 1.401 se formó en el extranjero.

Incluso, 1.277 profesionales -1.212 titulados fuera del país y 65 formados en Chile- se presentaron este miércoles nuevamente, tras haber fallado en la versión de diciembre. “Es una prueba con mucha desventaja con el extranjero. Si repruebo otra vez, me quedo sin trabajo. Mis planes quizás sean vender empanadas, porque en todos lados te piden el Eunacom”, dijo Sánchez, en un receso, tras completar la primera mitad del test de 180 preguntas.

Extranjeros

El 94% de los examinados el miércoles se formó fuera de Chile. Así, 1.925 galenos foráneos rindieron el Eunacom, donde destacan 766 médicos de origen venezolano, 379 colombianos, 316 cubanos, 301 ecuatorianos y 107 bolivianos. Del total de extranjeros inscritos, 236 tienen nacionalidad chilena, quienes preferentemente obtuvieron su título en Cuba.

Para Beltrán Mena, director del examen, el alto flujo de titulados en el exterior se debe a “que en diciembre lo rinden todos los chilenos recién titulados, que es el momento natural para hacerlo”. Así, a mitad de año dan el examen, principalmente, aquellos egresados de las facultades de medicina que se atrasaron con asignaturas.

Mena añadió que para el próximo Eunacom ya están inscritos más de mil facultativos, por lo que se debería superar la cifra de diciembre pasado, que llegó a 4.524 examinados.

El director de la prueba explicó también que la elevada tasa de reprobación de los médicos foráneos, que llegó al 73,2% en diciembre, “refleja un nivel de conocimientos más bajo que el de los titulados en Chile. Esto está hecho al nivel de lo que tenemos en el país y los extranjeros que quieren ejercer acá deben demostrar el mismo nivel de conocimientos que los médicos locales, porque la idea de esto es proteger esa calidad”.

Manuel Araneda, vocero de la Asociación Chilena de Médicos Extranjeros, señaló que “las tasas de reprobación se dan por falta de preparación. Fundamentalmente, porque el médico extranjero trabaja en la atención primaria, donde tiene mínimo acceso a capacitación, como sí lo tienen los nacionales, que vienen recién egresados y a algunos los preparan desde primer año para el Eunacom”.

Araneda reiteró que el Eunacom debe ser administrado por un ente público y no por la Asociación de Facultades de Medicina de Chile (Asofamech). “No puede ser que el Estado le dé el poder a la universidades de Chile para que elijan con cuáles facultativos puede trabajar el Estado. Allí existe un serio conflicto de interés, porque ellos preparan médicos”, dijo el vocero.

Los resultados estarán el próximo 1 de agosto. Ese día, Carlos Sánchez sabrá si mantendrá su trabajo en el Hospital de Ancud.

latercera.com

Subcategorías